Ola de calor extremo Julio 2019

El cambio climático y sus consecuencias ha llegado. Este pasado mes de julio de 2019 ha sido el mes más caluroso en la Tierra desde que existen registros (que arrancan en 1880), según ha informado el Servicio de Cambio Climático de la Agencia Espacial Europea (ESA) en su programa “Copérnico”.

Según la agencia, este año 2019 es uno de los más calurosos de la historia, especialmente en julio se han batido todos records de temperaturas altas.

Los científicos informan que la tendencia de calentamiento de la tierra va en aumento en particular entre 2015 y 2018, y en 2019 no se limita solamente a julio.

Temparaturas extremas y falta de lluvias

Las olas de calor y temperaturas elevadas aumentan en todo el planeta, con registros de nuevos records, ejemplo de ello son los más de 40ºC en Francia y España, pero eso no es nada comparado con los más de 50ºC de la India, Pakistán y algunas zonas de Oriente Medio, lo que supone una merma importante de los recursos hídricos.

Los gases de efecto invernadero en la atmósfera van en aumento, el dióxido de carbono permanece en el aire y océano durante siglos, por lo que no es posible revertir el cambio a corto plazo, con lo cual se espera incrementos de temperatura así como mayor acidificación del océano en el futuro, con todo lo que ello significa.

Junio de 2019, un científico danés llamado Steffen Olsen realiza esta fotograía desde su trineo mientras se desplaza con sus perros por un paraje en Groenlandia, la imagen que da la vuelta al mundo es ciertamente preocupante por el avanzado deshielo debido a las altas teperaturas

Para hacernos una idea, la última vez que la Tierra experimentó una concentración de dióxido de carbono comparable fue entre 3 y 5 millones de años, entonces la temperatura era entre 2 y 3 °C más cálida (actualmente tenemos 1,2º C más de media) y el nivel del mar de 10 a 20 metros más alto que en la actualidad.

Alaska, Groenlandia y partes de Siberia se están viendo muy afectadas por la ola de calor, que provoca que se derritan hielos con la consecuente subida del nivel del mar.