El cambio climático pondrá en riesgo el agua, la comida y la vida en la tierra

La subida de la temperatura media y la falta de lluvias producen en los terrenos una desertificación progresiva, menos agua y más calor tienen efectos negativos en las cosechas.
Las altas temperaturas que soportan las zonas polares del planeta derriten los hielos de forma alarmante, esto a su vez provoca un aumento del nivel de mar, causando inundaciones catastróficas, en poco tiempo muchos lugares habitados de las costas desaparecerán bajo el agua.

Utrera está en una zona muy vulnerable y el cambio climático ya hace años que se está sintiendo, los veranos ahora duran 3 semanas más que en los años 80, y las lluvias cada vez menos frecuentes cambian el paisaje, cada vez hay menos plantas.
Hay que recordar que si no hay plantas no hay oxígeno, si no hay oxígeno no hay vida.

El hombre ha modificado con sus malas prácticas el ecosistema, envenenado ríos, contaminado el aire, cortando árboles…

Debemos poner freno ya de forma urgente a todo lo que perjudica al planeta, el futuro de generaciones venideras está en juego.

Cada uno con nuestros pequeños gestos en casa y en el trabajo puede contribuir a frenar el cambio climático:

  • Usar menos el coche, usar más otros medios de transporte ecológicos como la bicicleta.
  • Ahorrar energía, empezando por secar la ropa al sol en vez de en la secadora
  • Reducir el consumo de agua y a ser posible reutilizarla, por ejemplo la de lavar las verduras y frutas es perfecta para regar las macetas.
  • La ducha es preferible a la bañera, usa 10 veces menos agua.
  • Trata de consumir menos carne roja, cuya producción implica sobreproducción de gases de efecto invernadero, la alternativa es la carne de pollo, así como las frutas, verduras y cereales.
  • En vez de bolsas de plástico usar reutilizables de rafia o similares, ya tenemos plástico en el pescado que comemos, ya estamos comiendo plástico, un material químico que se puede ir almacenando en nuestro cuerpo y no se sabe bien que efectos pueda tener a largo plazo, seguramente nada buenos.
  • Preferir botellas de vidrio por encima de todo, las de plástico tienen compuestos que se van liberando al agua o a la bebida que contenga y son disrruptores endocrinos.
  • Informar y educar a los demás: de nada sirve que lo hagamos nosotros si no enseñamos a hacerlo a nuestra propia familia y amigos, todo cuenta y los gestos por pequeños que sean son importantes.