Actualmente hay catalogadas mas 18000 especies de abejas en todo el planeta y todas ellas comparten una característica indispensable para el desarrollo de la biosfera, su capacidad polinizadora. En tan solo un día nuestras amigas pueden llegar a visitar mas de 2000 flores, esparciendo el polen de una planta a otra lo que supone una ayuda indispensable para la reproducción de las mismas. Por ello gran parte de los alimentos que habitualmente inundan nuestras neveras, dependen directamente de estos animalitos. Sin su existencia tendriamos que olvidarnos del zumo de naranja o la taza del café en el desayuno, de la mermelada de fresa que usamos para nuestras tostadas, de las almendras, tomates, calabacines, sandía y un sinfín de alimentos que conforman la base de nuestra alimentación.

¿Cual es la situación actual?

Estos insectos de tan solo un centímetro de largo han aparecido el multitud de medios de comunicación últimamente, protagonizando noticias no muy halagüeñas en cuanto al declive de sus poblaciones a nivel mundial, sobre todo en Estados unidos y Europa, pero también gracias a la aparición de numerosos estudios que reivindican sus servicios a los ecosistemas, como por ejemplo su capacidad para incrementar las producciones de los cultivos en un 25%.

A día de hoy podemos observar como en Europa las poblaciones de abejas ,salvajes y domésticas, están en caída libre descendiendo mas de un 30% de media, el numero de ejemplares localizados en nuestro continente durante los últimos 100 años. Esto se debe principalmente al cambio en la utilización de las tierras, a las prácticas de agricultura intensiva, a la utilización de pesticidas y al incremento de a las especies invasivas.

¿Podemos hacer algo nosotros desde casa?

Con pequeños gestos podemos hacer mucho mas amena la vida de nuestras amigas, incluso proporcionarles un pequeño oasis, dentro de la jungla de cemento.  Encontramos que a nuestro alrededor existen una variedad enorme de plantas, que dadas sus características florares, permiten a las abejas alimentarse no solo en primavera. A continuación os mostrare algunos ejemplos de variedades autóctonas que podremos encontrar fácilmente, donde ellas y otros insectos polinizadores puedan encontrar  refugio y polen para alimentarse.

Por ello os animo a que plantéis flores amigas de las abejas en el jardín, en el balcón o en tu parque sin usar plaguicidas químicos. A continuación os dejo algunas de las variedades que pueden ofrecer una buena comida a estos insectos tan importantes:

Lavanda

En la mayoría de zonas de andalucia florece durante todo el año dadas nuestras temperaturas suaves en invierno y calurosas durante el resto del año. Su aroma es inconfundible y sus flores espigadas de color violáceo son un clásico en la mayoría de parques y jardines de nuestra tierra.

Orégano

Además de ser una planta culinaria, las múltiples flores que genera sin duda alguna llamarán la atención de nuestras abejas.

Margaritas

Cualquier planta de esta familia supone una gran fuente de alimentación, por lo que no podrán resistirse sus encantos.

Calendula

Esta planta se reproduce con una facilidad increíble, por ello es de las que más recomiendo a la hora de atraer a las abejas. Necesita estar a pleno sol aunque en la sombra también llega a desarrollarse sin muchos problemas. Un aspecto positivo es que, aunque le gustan los suelos húmedos, aguanta muy bien la sequía y las temperaturas tanto bajas como elevadas.

Tagete

Es una planta estéticamente muy pintoresca, poco exigente en cuanto al suelo así que podremos ponerla en casi todos los huertos,  es importante que no le falte agua, debe tener riegos continuados y siempre va a crecer mejor a pleno sol, aunque a semi sombra sobreviva no es la mejor opción. Lo mas importante es que florece todo el año sirviendo de sustento a insectos como las abejas, durante los duros meses de invierno.

Romero

El Romero, al igual que muchas otras plantas aromáticas no es una planta que requiera mucho cuidado. Se cría en todo tipo de suelos, preferiblemente los áridos, secos, algo arenosos y permeables, adaptándose muy bien a los suelos pobres. El riego ha de ser escaso o nulo dependiendo de las zonas, en zonas lluviosas o climas húmedos no debemos regar la planta, nada mas que en época de sequía.

Tomillo

Planta aromática silvestre que crece fácilmente en zonas calurosas donde haya muchas horas de sol al día y relativamente pocas precipitaciones como, por ejemplo, las regiones del mediterráneo. De hecho, el tomillo es una de las plantas más resistentes a la sequía que podemos cultivar ya que aguanta muy bien las altas temperaturas y no sufre demasiado con la falta de riego.
Al ser una planta aromática ademas de disfrutar de su agradable olor podremos usarlo en cocina.

Más sobre el autor: Pepe-Valle

Artículo anteriorEl Olivo
Artículo siguienteAcuaponia
Pepe Valle
¡Hola, muy buenas!, mi nombre es Pepe, soy un chico sevillano residente en Utrera desde el año 2012. Diplomado en Trabajo Social y Experto Universitario en Huertos Urbanos, he basado mi formación académica en el ámbito de lo social, siempre desde una marcada perspectiva medioambiental. Mi experiencia con la horticultura comienza en el año 2014 cuando mi pareja y yo nos decidimos a comenzar nuestra pequeña revolución, la cual transformaría un espacio ajardinado cubierto de grama, puramente ornamental, en un vergel comestible repleto de biodiversidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí